¿Qué ocurre cuando dejamos a los niños con sus abuelos? ¡Misterio!

En cuanto dejamos a los niños con sus abuelos, ya en el camino de vuelta a casa, empiezan a asaltarnos miles de preguntas curiosas: “¿Se estarán portando bien?, ¿estarán haciendo los deberes?, ¿comiendo verduras?, ¿jugarán fuera?… ¿habrán roto ya algo?” Imposible saberlo, lo que ocurre en la casa de los abuelos siempre es todo un misterio.

En Juguettos seguimos homenajeando a los abuelos, esos seres todopoderosos que hacen más fácil la vida de los padres y mucho más feliz la infancia de los niños. A ellos dedicamos nuestro catálogo de verano y como no, un verano inolvidable… ¡se merece un premio inolvidable! Y queremos hacer que así sea con una promo muy especial: Veraniettos Grand Card en la que se sortean varias experiencias para poder descansar después de un verano lleno de aventuras .

También hemos credo para ellos un espacio virtual lleno de sorpresas “La casa de los abuelos”. En su interior podremos ver, como por un agujerito, historias mágicas, tiernas y divertidas que quizá están ocurriendo ahora mismo. Historias únicas que tienen algo en común: el maravilloso esfuerzo de unos abuelos por hacer que sus nietos pasen un verano inolvidable.

Desde por la mañana hasta que se pone el sol los niños viven mil aventuras, exprimen cada momento al máximo, rodeados de naturaleza y deporte, y los abuelos hacen todo lo posible por seguirles el ritmo. ¡A su lado rejuvenecen y se llenan de energía!  Dos generaciones diferentes que se unen y crean recuerdos imborrables a través del juego.


Disfraces, música, deporte, juego al aire libre, pistolas de agua, risas, cuentos, siestas y mucha diversión, esos son los ingredientes de un gran verano entre nietos y abuelos. Cuando los padres no están, los niños corretean descalzos y se liberan un poquito de la disciplina diaria, entonces descubren que sus abuelos son los perfectos compinches para su universo imaginario.

Las comidas ricas, los días de playa, los paseos en bici, las tardes de juegos de mesa … ¡cualquier momento es especial si va envuelto en el cariño y la atención de los abuelos!

Aunque en La casa de los abuelos, nos acercamos de puntillas a esta complicidad, lo cierto es que lo que ocurre durante los veranos siempre será un gran misterio. Cuando volvamos a recoger a  los niños notaremos que, además de estar más morenos, se llevan de vuelta a casa una permanente sonrisa en la cara y un brillo especial en los ojos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*