Seguridad en juegos y juguetes

 

calidad y seguridad de un juguete sean revisadas por los padres. Para ello os vamos a dar algunos consejos.

La seguridad de un juguete se basa en cómo está concebido su uso final, pero también debe ser seguro para usos menos previsibles, ya que los niños, sobre todo si son muy pequeños, pueden hacer un uso incorrecto del juguete.

El primer punto que debéis comprobar es que en el envase del juguete, o sobre el juguete, figura la marca CE. Esta marca certifica que el juguete cumple la normativa de seguridad vigente. Asimismo, hay que prestar atención a todas las indicaciones de los envases, tal y como explicamos en el anterior post.

Recordamos y ampliamos algunos consejos:

  • Informarse sobre la edad que se recomienda en el envase.
  • Tener especial atención con los juguetes con piezas pequeñas, ya que no son aptos para niños menores de 3 años e implican riesgos de atragantamiento.
  • Revisar si el juguete tiene aristas o puntas muy pronunciadas.
  • Retirar todos los cierres y plásticos antes de darle el juguete al niño.
  • Mantener el buen estado del juguete, siguiendo las indicaciones que figuran en las instrucciones y/o en el envase, así como revisar periódicamente y en su caso sustituir las pilas cuando el juguete las necesite.
  • No mezclar elementos ajenos al juguete con el propio juguete y su mecanismo.
  • Leer atentamente las instrucciones de montaje y uso del juguete es muy importante cuando debemos montar columpios, toboganes…
  • Juguetes de exterior como casitas, donde la zona de juego se sitúa en el interior, deben tener sistemas de salida muy fáciles y sencillos.
  • Los juguetes que permitan movilidad a los niños, como las bicicletas, deberán llevar un sistema de freno adaptado al tipo de juguete y sencillo para el niño.
  • Supervisar el juego de los niños cuando jueguen con experimentos químicos y electrónicos, manualidades con cerámica…
  • Los juguetes eléctricos no deberán funcionar con una electricidad superior a 24 voltios.
  • En juguetes náuticos, tenemos que asegurarnos de que los niños juegan en una zona donde pueden permanecer de pie y a la vista de un adulto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*