El mandón

El rey ordenó que le prepararan el pastel más bueno del mundo y para eso hizo traer a todos los pasteleros del reino. 15.237 cocineros se juntaron en las cocinas de palacio a preparar los pasteles más sofisticados que pudieran salir de su imaginación: pasteles de pompas de chocolate con confeti de melón, de moras arcoíris, de limón dulce de leche, de nubes de regaliz…. Pero ninguno gustó al rey, ninguno le pareció suficiente, uno tras otro despreció. Mientras, pasaban los días y todas las pastelerías se mantenían cerradas. Los habitantes del reino no podían tomar nada dulce, ni una magadalena, ni una palmera, y en los cumpleaños tenían que poner las velas sobre la paella.

Hasta que despúes de 3.823 pasteles, los pasteleros le dijeron al rey que por fin le habían preparado el mejor pastel, y pusieron frente a él un simple bizcocho sin nada. Cuando el rey preguntó cómo un simple bizcocho podía ser el pastel más rico, le respondieeron que era el pastel que mejor le iba a saber nunca porque nunca más un pastelero le iba a hacer otro pastel. Y de esa manera se fueron todos los pasteleros de palacio a hacer la fiesta más ducle que los habitantes del reino pudieron recordar.

Huracán

El lobo sopló y sopló con todas sus fuerzas haciendo saltar por los aires cada una de las piezas de la casa.

Los tres cerditos reían a carcajadas. “Ha sido espectacular”, “tienes unos pulmones asombrosos”, “ahora hacemos un castillo”, “no”, “un rascacielos”, “un estadio de fútbol”… decían corriendo a por sus cubos de colores, mientras el lobo seguía leyendo su novela encantado de ver a los cerditos tan contentos con su nuevo juego de construcciones.

*Cuento publicado por juguettos en su catálogo de navidad 2011.

Ladrillos de mazapán

“Mire señora, no es fácil construir una casa de caramelo. Las tejas de mazapán llevan mucho de horneo y el aislante de regaliz se está poniendo por las nubes. Y hablando de las nubes, el acolchado de nubes de algodón que quería no asienta nada bien con el recubrimiento de láminas de chocolate. Yo que usted cambiaba los cimientos de chicle ácido por un buen encofrado de palotes y chupachups, pero claro, para eso lo menos tardamos seis o siete meses más”

La bruja estaba desesperada, la casita todavía no estaba ni medio terminada y Hansel y Gretel ya habían empezado la universidad.

¿Bailamos?

La hermanastra se miró en el espejo. Llevaba su mejor vestido de seda de chinchilla y los zapatos de piel de camaleón que cambiaban de color. Satisfecha, continuó aplicándose el grueso maquillaje de polvos de arroz basmati de Tahití y pensó que en este cuento no se le iba a escapar el príncipe. Hasta había puesto a Cenicienta a trabajar de camarera en la fiesta  para que en esta ocasión no la pudiera transformar esa entrometida hada madrina.

Pero una vez más, a la hora de escoger pareja para el baile, el príncipe volvió a fijarse en la camarera llamada Cenicienta, ya que era la única entre todas esas muchachas demasiado maquilladas, a la que se le podían ver los hoyuelos al sonreír.

La fórmula

 

 

 

 

Merlín mezclaba y remezclaba extraños mejunjes en su caldero, las llamas llenaban de sombras las paredes de la cueva, insólitos olores espesaban la atmósfera. El mago resoplaba y lanzaba maldiciones al techo:

” ¡ Recontracuernos de narval ! “

“¡ Pústulas de ala de murciélago ! “

“¡ Recórcholis mohosas !”

” ¡¡¡¿¿POR QUÉ NO ME QUEDARÁN LAS ROSQULLAS COMO A MI MAMÁ  ??!!! “

Cuestión de gustos

Cenicienta miró muy, pero que muy enfadada a su hada madrina. Observaba una y otra vez los zapatitos de cristal y no daba crédito a lo que veía. Por más que lo intentaba se le antojaba totalmente imposible. Al final no pudo callarse y le dijo a su hada madrina que, con esos zapatos de cristal, no había manera humana de jugar un buen partido de fútbol.

*Cuento publicado por juguettos en su catálogo de navidad 2011.

Me lo pido

<img class="imgdcha" src="http://juguettos-blog.s3.amazonaws.com/Me_lo_pido.PNG" del derecho y del revés. La niña se empeñó en adoptar una pequeña y extraña lagartija roja y no paró hasta que sus padres aceptaron llevarla a casa.

Y el problema no fue que la lagartija se hiciera cada día más y más grande.

El problema no fue que a la lagartija le salieran alas y volara por el salón despeinando a las visitas.

El problema ni siquiera fue que escupiera fuego por la boca.

El problema fue cuando el dragón creció y dijo que de profesión, quería ser bombero.

*Cuento publicado por juguettos en el catálogo de navidad 2011

¿Jugar a crecer?

<img class="imgdcha" src="http://juguettos-blog.s3.amazonaws.com/Jugar_a_crecer2.png" y desde ese día los tres se hicieron inseparables. Niña y niño le contaron cuentos al muñeco, prepararon juntos pasteles de barro, le enseñaron a ver formas en las nubes, cantaron canciones descubrieron el mundo en bicicleta…

Más tarde niña y niño crecieron, se enamoraron, decidieron vivir juntos, tuvieron un bebé y le contaron cuentos, prepararon juntos pasteles de barro, le enseñaron a ver formas en las nubes, cantaron canciones, descubrieron el mundo en bicicleta.

Y así, como niños que juegan a ser mayores, se hicieron mayores que juegan como niños.

*Cuento publicado en el catálogo de juguettos de navidad 2011

Recuperamos el mundo

La reina iba a darse un baño, pero había perdido el tapón de la bañera y el agua empezó a colarse por el desagüe. El problema es que tras el agua se coló la cortina, y despúes la ducha, las toallas, el baño, el castillo… al castillo siguió la ciudad y hasta el mismo desagüe se coló por el desagüe.


El mundo había quedado vacío y blanco como una hoja de papel, todos se miraban sin saber qué hacer para recuperarlo. Bueno, todos no, los niños miraron a los asustados mayores y, resueltos, sacaron de sus bolsillos los rotuladores.

¿Juegas?

 

 

La Isla de los sonidos – cuento animado

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=DtFsLO6J9Gk&w=480&h=385]

He aquí un regalo educativo para iniciar en la música a los más pequeños de una manera divertida estas Navidades. Al frente de este proyecto está nuestra amiga Inma Shara, directora española de gran carisma, energía y proyección internacional, dirigiendo la Orquesta Sinfónica Nacional Checa. “La presencia de la música y el conocimiento entre los niños es vital para su formación futura como seres humanos, crea verdaderos lazos armónicos y supone una gran alegría de vivir y comprender la vida. En el álbum es la melodía la que, desde la narrativa y la ilustración, nos adentra en el maravilloso mundo de la orquesta”. La “Isla de los Sonidos” es un cuento hecho música o la música hecha cuento, tanto da.

Se mezclan obras clásicas de Mozart o Strauss con las melodías de La guerra de las galaxias o Piratas del Caribe. “La isla de los sonidos” ofrece el siguiente repertorio:

01 La bella durmiente (P.I. Tchaikovsky)

02 Serenata Nº 13 para cuerdas (W. A. Mozart)

03 La entrada de los gladiadores (Julius Fucik)

04 El baile de los caníbales (Marketa Mazourova)

05 La guerra de las galaxias (John Williams)

06 He’s a Pirate; Piratas del caribe (Klaus Badelt)

07 Sinfonía de los juguetes (Leopold Mozart)

08 Der alte Brummbär (Julius Fucik)

09 Sleigh Ride (Leroy Anderson)

10 El carnaval de los animales: Aquarium (Camille Saint-Saëns)

11 En la gruta del rey de la montaña (Edward Grieg)

12 Obertura de Guillermo Tell (Gioacchino Rossini)

13 Marcha Radetzky. Op. 228 (Johann Strauss Jr.)

¡Espero que os guste y les guste!