Manualidades con niños: ¡Apúntate a la decoración infantil!

Decorar la habitación de vuestros hijos no tiene por qué ser caro y aburrido, sino todo lo contrario. ¿Por qué no os apuntáis a las manualidades con niños y os embarcáis juntos en el maravilloso mundo de la decoración infantil?

Podéis convertir las habitaciones de vuestros hijos en lugares mágicos y llenos de personalidad gracias a ideas muy originales de decoración. Decorar en familia tiene un montón de beneficios para los niños. Entre otras cosas, fomenta los lazos y conversaciones con vosotros y hace que sientan más suya la habitación que van a ocupar. Además, les hacemos sentir que contamos con ellos a la hora de tomar decisiones importantes, y ellos disfrutan más de lo que están creando. También fomenta su creatividad.

Continúa leyendo Manualidades con niños: ¡Apúntate a la decoración infantil!

¡Hazlo tú!

Descubre nuestros juguetes más creativos para construir, montar y desmontar tantas veces como quieras ¿El limite? ¡Tu imaginación!

Captura de pantalla 2016-02-19 a la(s) 11.46.55

Con nuestra línea “Hazlo tú”, los peques aprenden a diferenciar tamaños, se familiarizan con las formas geométricas, desarrollan habilidades motrices y de precisión, también su coordinación y su creatividad, fomentan su autoestima al sentir el resultado como propio (¡Lo he hecho yo solito!) y aprenden a jugar en equipo (¡Lo he hecho con papá y mamá! ) 🙂

¡Disfruta de nuestra línea #HazloTú para niños y niñas de todas las edades! Toda una experiencia divertida y motivadora.

¡Sácale los colores al otoño!

Llego el otoño, el frío, llueve, caen las hojas y no se puede salir a jugar. Pero ¿es momento de ponerse melancólico? ¡Rotundamente no! Hace un tiempo magnífico para calzarse las botas de lluvia y saltar sobre los charcos, para tirarse montones de hojas secas sobre la cabeza y, también, quedarse en casa haciendo estas súper manualidades de otoño que nos ofrece el Blog ruso Kokokokids.

Aprovechando que los árboles cambian su armario con el frío y se dedican a deshacerse de sus hojas, recoge unas cuantas de distintos tipos en cualquier parque.

1º Coge una hoja y ponle “pintura de dedos” (al agua) por el lado donde tiene los “nervios” (que son como las venas por las que va la savia). Puedes usar un solo color o combinar dos o tres colores otoñales (de la gama de los rojos, naranjas, marrones…).

2º Pon la parte pintada sobre una cartulina o un cartón. Luego retírala con cuidado sin presionar mucho. Deja que se seque y tendrás pintado el “negativo” de la hoja en colores. Puedes hacer cuadros individuales con distintos tipos de hojas y cambiando los colores:

O también puedes convertir las hojas en árboles y pintar un paisaje alrededor. Si tienes sellos de animales puedes ponerlos junto al tronco:

Otra opción es, con distintos tipos de hojas juntos, hacer un bosque de otoño con hojas caídas (las hojas del suelo se hacen mojando la goma trasera de un lápiz en la pintura):

Con hojas secas y ceras también se pueden hacer unos diseños muy chulos. Pon la hoja con los “nervios” hacia arriba y sobre ella coloca un folio fino de papel.

Coge una cera y frota el folio con el lateral de esta presionando un poco. Ves cambiando de hoja y de cera usando el mismo folio y conseguirás un estupendo dibujo como este:

Otra manualidad que nos ofrece el Blog Kokokokids es hacer postales de otoño. Recorta folios para acuarelas (tienen que ser gorditos) y hazlos del tamaño de una postal (unos 10 x 15 cm.). Con un pincel, agua y acuarelas dibuja un fondo de cielo. Recuerda que tienes que usar colores de cielo otoñales, como morados, azules apagados y violetas. Diluye mucho el color para que se fundan entre ellos.

Luego haz una serie de sellos con patatas (en la foto aparecen hechos de madera). Para esto pide la ayuda de un adulto. Recorta una patata (o una goma de borrar) por la mitad y con mucho cuidado haz el relieve de un pájaro en vuelo y de casas. Puedes copiar estos sencillos diseños (cuando más simple el diseño mejor quedará):

Luego moja tu sello en la acuarela y estámpalo sobre el fondo de cielo (que tiene que estar ya seco). Juega con distintas ubicaciones y diseños. Al tener los dibujos en sellos podrás repetirlo tantas veces como quieras.

Ahora detrás de cada postal puedes poner una poesía de otoño (el otoño es una de las mejores estaciones para hacer rimas) y regalarlas a todos tus familiares para que descubran que “el otoño es una estación que mola un montón”.

¡Un melón como un camión!

Hoy en día estamos acostumbrados a que con ordenador se puede transformar cualquier fotografía. Con programas de fácil manejo (incluso en los fotomatones callejeros) es fácil cambiarnos el color del pelo, hacernos crecer la nariz sin necesidad de decir mentiras, aumentar nuestros músculos cual Popeye o hacernos volar con un fondo de estrellas. Pero la manipulación fotográfica nació casi a la misma vez que la fotografía como nos enseñan estas simpáticas postales de principios del siglo XX.

Puedes descubrir muchas más fotografías de estas asombrosas granjas en este artículo de la revista Wired. Lo más impresionante es que estos colages son de 1900. Y es que hay que enseñar a los niños que con habilidad y un poco de paciencia se puede hacer de manera manual las mismas cosas que mediante las herramientas digitales. La mayoría de las veces incluso es más divertido. Recorta, pega y haz colages con distintas fotografías que puedes sacar con tus hijos de las revistas. Haz retoques fotográficos poniendo cabezas de animales en cuerpos de personas, o juega a poner personajes en paisajes contradictorios (gente en bañador en el polo, oficinistas con traje en mitad de una selva, etc.). Las combinaciones a la hora de hacer colages son infinitas. Descubre que para jugar con las imágenes lo más entretenido son los trabajos manuales.

¡ vaya punto de abuela!

No, no vamos a hablar de abuelas blogueras o yayas paracaidistas (pero podríamos hacerlo cualquier otro día). Hoy vamos a hablar del tricot y del crochet, o lo que es lo mismo, de tejer y hacer ganchillo. Porque, en una sociedad cada vez más digital, vuelve con fuerza la moda de los saberes tradicionales pero desde un punto de vista absolutamente contemporáneo. Además, en el País de Siempre Jugar nos encantan las cosas que se pueden convertir en un juego y una afición para compartir entre distintas generaciones.

Famoso personaje de Fondo de Bikini demostrando que cualquier momento es bueno para aprender a hacer punto.

 

El punto y el ganchillo son una actividad que sirve a niñas y niños para mejorar su atención, psicomotricidad y, además, resulta muy satisfactorio porque, con un poco de aprendizaje y paciencia, enseguida consiguen resultados que pueden aprovechar. Por ejemplo, en bufandas, gorros y, lo que más nos puede gustar en el País de Siempre Jugar: ¡ juguetes!

aquí (en inglés).

La mejor manera de aprender a hacer punto o ganchillo, es buscarse una abuela y aprovechar la ocasión para pasar tiempo con ella de una manera entretenida y productiva. Pero si no hay ninguna a mano en casi todas las ciudades empieza a haber cursos y escuelas fácilmente localizables por Internet. También se están poniendo muy de moda los Knits Clubs (no confundir con Night Clubs), encuentros de tejedores y tejedoras en bares o espacios públicos para compartir afición, ideas y dudas. Seguro que muy cerca de tu casa hay alguno.

Juguetes que han salido de unas agujas y mucho cariño:

aquí

 

Sonajero con su tutorial también aquí pero en inglés.

 

Juguete de aros visto aquí.

 

Ballena vista aquí también con patrón en inglés.

 

Móvil con patrón, pero también en inglés.

 

En la Red es muy sencillo encontrar tutoriales en vídeo y patrones para hacer juguetes. Por ejemplo, este vídeo en distintas partes y en castellano, para hacer unos simpáticos pollitos:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=KruVehKTEPs&w=560&h=315]

Estos pollitos forman parte de las figuras conocidas como AMIGURUMIS. Los amigurumis son una antigua tradición artesana en Japón cargada de significado, yendo mucho más allá de ser un hobbie o pasatiempo, que en la actualidad está absolutamente de moda. Forman parte de la cultura de lo kawaii, término que podría traducirse como bonito, tierno, adorable.

Visto aquí.

 

aquí.

 

Visto aquí.

Más allá de su uso como figurita decorativa o juguete, el objetivo que persiguen los amigurumis es alimentar el espíritu de niño que todos llevamos dentro. Según la tradición cada amigurumi posee un “alma” que lo convierte en el compañero y confidente de por vida de su dueño, proporcionándole protección y consuelo en los momentos de estrés y tristeza. Estas figuritas son objetos de apego ligados a conceptos de amistad, complicidad y compañía. Proporcionan protección y seguridad a su propietario. En Japón es usual verlos en las oficinas, al lado de los ordenadores, como un símbolo de apego, o adorno personal, o como recordatorio de respirar, sonreír y hacer una pausa.

Más amigurimis:

aquí.

Y muchos más aquí y aquí.

Aunque si lo tuyo no son las pequeñas figuras y te va el tejer a lo grande, también puedes dedicarte a hacer macro tejidos y gigantomuñecos (no queremos ni pensar en el tamaño de las agujas que se necesitan para semejantes puntos).

aquí con enlaces a sus sites originales.

 

O también puedes participar en el Urban Knitting. Intervenciones urbanísticas mediante lanas que hacen de la ciudad un lugar mucho menos gris.

aquí.

 

Así que no lo dudes más, coge con tus hijos las agujas y ponte a crear. Si termináis produciendo un montón de cosas originales siempre podéis vender vuestras creaciones a cualquier lugar del mundo mediante la Web Etsy, una página donde montones de artesanos de cualquier nacionalidad ofrecen sus hermosos trabajos en cualquier formato, no dudes en visitarla, se pueden hacer magníficos hallazgos para regalar.

Para conseguir más información, y pasar horas y horas viendo ideas, consejos y fotos tejedoras, visita el Blog (del que hemos sacado la mayoría de las fotografías) “La Maison Bisoux”, tienen tienda en Granada y Online, donde encontrarás hermosos kits de iniciación. Son super simpáticos y además, importantísimo, nos enseñan que tejer no es una actividad solo de chicas, como demuestran en su sección “diario de un tejedor”.

No pierdas el hilo y comparte con nosotros tus creaciones.

Recuperamos el mundo

La reina iba a darse un baño, pero había perdido el tapón de la bañera y el agua empezó a colarse por el desagüe. El problema es que tras el agua se coló la cortina, y despúes la ducha, las toallas, el baño, el castillo… al castillo siguió la ciudad y hasta el mismo desagüe se coló por el desagüe.


El mundo había quedado vacío y blanco como una hoja de papel, todos se miraban sin saber qué hacer para recuperarlo. Bueno, todos no, los niños miraron a los asustados mayores y, resueltos, sacaron de sus bolsillos los rotuladores.

¿Juegas?