¡Estoy aquí!

Empiezan las clases y dentro de nada vuestras hijas e hijos tendrán que empezar a aprender listas, que a ellos les parecerán interminables, de países, capitales, ríos, lagos, montañas, islas y cabos.

Samuel Sierra (CC)

Si se aprenden estos nombres como loros no tardarán en volver a olvidarlos, y es una pena, porque conocer el mundo, sus lugares y medidas expande las mentecillas hasta hacerlas inmensas, consiguiendo que nos miremos menos al ombligo y veamos más lejos convirtiéndonos en ciudadanos del mundo.

Foto de I ehtan (CC)

Por eso en el País de Siempre Jugar queremos convertir los mapas en juego y conseguir así que, pequeñas y pequeños, descubran que aprender a usar los mapas puede ser muy divertido. Ayudándonos a la orientación espacial (evitando que los pequeños se desorienten y pierdan fácilmente), haciendo que disfrutemos más los viajes, abriéndonos “un mundo” de conocimientos y volviéndonos más tolerantes.

¿Cómo jugar con los mapas?

Con los niños más pequeños los mapas sirven para identificar colores (de los distintos países), y más adelante aprender a descubrir ríos, mares, lagos y montañas.

Foto de darviel (CC)

Coloca un mapa en su habitación y con chinchetas de distintos colores jugar a poner los lugares en los que habéis estado de viaje (se puede poner sujeta con la chincheta una foto del viaje) y otros colores para los lugares donde queréis ir (con una imagen de alguna revista). Señala también donde vivís vosotros con una foto del niño o la niña, y también donde viven vuestros familiares con sus fotos respectivas (los abuelos, los tíos, los amigos que se hayan tenido que ir a vivir lejos…). Poco a poco os ira quedando un mapa súper chulo.

Cuando vayáis a hacer un viaje repasa el trayecto con tus hijos. Mirar por donde vais a pasar y así, luego podrán reconocer esos lugares en el trayecto y el viaje se convertirá en un juego de buscar y encontrar.

Foto de FCV (CC)

Con la ayuda de un mapamundi, y varias niñas y niños, hacer competiciones de quién encuentra antes lugares en el mapa. En una hoja de papel que cada niño se dibuje un pasaporte, quien vaya encontrando antes cada lugar lo pone en su pasaporte con un sello, quien más sellos tenga al final del juego gana el premio al mejor explorador.

Dibuja un mapa de tu casa y escóndele notas a tus hijos. Con la ayuda del mapa y las pistas de las notas deberán encontrar el tesoro escondido (que puede ser una bolsa de canicas bien brillantes o monedas de chocolate). Para que aprendan orientación y a aplicar medidas, en las notas usa los conceptos como derecha-izquierda, un metro adelante, seis pasos hacia el norte, etc. Ayuda a tus hijos a encontrar cómo está orientada la casa viendo por donde sale el sol, así encontrarás el este, y por donde se oculta, que será el oeste. Si pones la mano derecha hacia donde sale el sol y la izquierda donde se pone, tu nariz mirará al norte y tu culo al sur.

Globos terráqueos. Foto de Marcosesperon (CC)

En algún cumple regala a tus hijos un globo terráqueo. Descubrirás que es algo que llama la atención a cualquier niño. Hay de muchos tipos como este o este. Así descubrirán que el mundo es redondo como una pelota porque es un lugar para jugar.

Además, con la ayuda de los mapas podrás encontrar el País de Siempre Jugar. Es fácil, juega y ya verás como lo encuentras.

¡Soy un gigante!

Imagina que una mañana al intentar apagar el despertador, este se te pierde entre los dedos, que al abrir los ojos extrañado descubres que tus pies sobresalen de la cama, que al levantarte te das un coscorrón con el techo… te pellizcas intentando descubrir si sigues dormido pero no, estás completamente despierto y no dejas de crecer. Sales de casa porque ya apenas entras en ella y sigues haciéndote enorme, los edificios apenas llegan a tus rodillas y cuando echas a andar puedes recorrer distintos países en pocos minutos. Te has convertido en un gigante con el mundo a tus pies, bienvenido al nuevo País de las Maravillas.

El actor Jack Black convertido en gigante en la película Los Viajes de Gulliver.

Pues ahora imagina que esto te puede pasar de verdad, que te puedes convertir en un Gulliver  en Liliput. Es muy fácil solo tienes que visitar la que se está convirtiendo en la maqueta más grande del mundo: La Miniatur-Wunderland (País de las Maravillas en Miniatura en alemán), una construcción de modelismo ferroviario situada en Hamburgo (Alemania), realizada en 1.500 m² y que representa distintos países, Alemania Meridional (Harz, Alpes y Knuffingen), Hamburgo y la costa, Estados Unidos, Escandinavia y Suiza.

Foto por bstrasser (CC).

Foto por Mauro Orlando (CC).

De momento han dedicado más de 400.000 horas en construir unos 1.000 m2 de maqueta con una infinidad de detalles, pero es un proyecto en continua ampliación y para dentro de 2 años esperan haber duplicado esta superficie. A día de hoy, cuentan con 700 trenes que se mueven por más de 9.000 metros de vías, 10.400 vagones, unas 200.000 bombillas, 150.000 personajes y 165.000 árboles.

Foto por Yukino (CC).

Oliver Regelmann (CC).

Foto por wvs (CC).

Aunque se hayan inspirado en lugares reales, todos los paisajes creados han salido de la imaginación de más de 500 artesanos. Para las soluciones técnicas, como el movimiento de coches y aviones, han tenido que aplicar recursos totalmente novedosos que solo existen en esta maqueta.

1yen (CC).

Detalle por sel (CC).

La parte del mar cuenta con 30.000 litro de agua que suben y bajan según las mareas. Porque el tiempo también pasa por este mágico minimundo y mientras lo visitas podrás ver como cambia la luz del día a la noche.

Foto de Christopher Swerin (CC).

Foto de lecasio (CC).

La maqueta además cuenta con numerosas partes interactivas, así podrás poner en marcha la noria, marcar un gol en el estadio o hacer tocar a un trompetista en lo alto de la iglesia (construida con 15.000 piezas). Y si viendo la maqueta te quedas con ganas de más, te dejan visitar las entrañas de este singular montaje para ver cómo funciona y cómo trabajan los artesanos que están ampliando las distintas secciones.

bstrasser (CC).

Foto de intermayer (CC).

Sala de control de la maqueta (por tiexano CC).

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=ACkmg3Y64_s&w=560&h=315]

Si quieres organizar una visita o ver más fotos y vídeos de la maqueta no dejes de visitar su Web. Y si en vez de sentirte Gulliver quieres convertirte en un liliputiense, mucho más cerca puedes ir a ver el parque de Gulliver en Valencia. Así que agigántate o minimízate, pero no dejes de contarnos si tienes maquetas en casa o conoces lugares en los que sentirte como un nomo de jardín.