Próxima estación… ¡el espacio!

Cuando un niño o una niña juegan con su juguete favorito, aunque estén en mitad de su habitación, ellos pueden estar en mitad de la selva, en el más inmenso de los desiertos, en la ciudad de los gnomos o inmersos en el espacio.

Partiendo de esta idea, Ron Fugelseth ha intentado recrear en un vídeo lo que su hijo de cuatro años imagina cuando juega con Stanley, una locomotora que desde hace años es su juguete favorito.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=XoMN-zg7r3M&w=560&h=315]

Ron y su hijo consiguieron mandar a la locomotora Stanley hasta la estratosfera. Que es la capa de la atmósfera que se encuentra entre los 10 y los 50 kilómetros sobre nuestra cabeza. En ella se producen fenómenos muy importantes, como la absorción de los rayos ultravioletas que son perjudiciales para los humanos gracias al ozono. El tren tardó una hora en subir gracias a un globo atmosférico y solo 20 minutos en bajar. Y consiguieron encontrarlo, a 43 kilómetros de donde lo lanzaron, gracias a un teléfono con GPS que tenía el globo.

Ron animó la cara de la locomotora con un programa de ordenador para conseguir que la viéramos como la ve su hijo. Como ya hizo 2 años antes en este otro simpático vídeo:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=M_1lnkUPUkI&w=560&h=315]

Cuando se juntan juguetes, niños, padres y ganas de disfrutar, juntos pueden conseguir los resultados más increíbles que se puedan imaginar.