¡Un melón como un camión!

Hoy en día estamos acostumbrados a que con ordenador se puede transformar cualquier fotografía. Con programas de fácil manejo (incluso en los fotomatones callejeros) es fácil cambiarnos el color del pelo, hacernos crecer la nariz sin necesidad de decir mentiras, aumentar nuestros músculos cual Popeye o hacernos volar con un fondo de estrellas. Pero la manipulación fotográfica nació casi a la misma vez que la fotografía como nos enseñan estas simpáticas postales de principios del siglo XX.

Puedes descubrir muchas más fotografías de estas asombrosas granjas en este artículo de la revista Wired. Lo más impresionante es que estos colages son de 1900. Y es que hay que enseñar a los niños que con habilidad y un poco de paciencia se puede hacer de manera manual las mismas cosas que mediante las herramientas digitales. La mayoría de las veces incluso es más divertido. Recorta, pega y haz colages con distintas fotografías que puedes sacar con tus hijos de las revistas. Haz retoques fotográficos poniendo cabezas de animales en cuerpos de personas, o juega a poner personajes en paisajes contradictorios (gente en bañador en el polo, oficinistas con traje en mitad de una selva, etc.). Las combinaciones a la hora de hacer colages son infinitas. Descubre que para jugar con las imágenes lo más entretenido son los trabajos manuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*